Los SATE combinan la utilización de un material aislante térmico, y en algunos casos acústico, con un revestimiento de acabado decorativo.