Los productos químicos son peligrosos porque pueden:

  • Dañar la salud de las personas produciendo quemaduras, intoxicaciones o enfermedades.
  • Dañar los equipos e instalaciones, si explotan, causan incendios o se vierten.
  • Dañar el medio ambiente, si contaminan las aguas, el suelo o la atmósfera.